Usted está aquí: InicioMantenimiento industrialMantenimiento industrialDeterminación de la frecuencia de las tareas de mantenimiento preventivo

Formas de establecer la frecuencia de las tareas de mantenimiento

 

Sobre la frecuencia con la que debe realizarse una tarea de mantenimiento, existen dos formas para fijarla:

  • Siguiendo periodicidades fijas: diarias, semanales, mensuales, anuales, etc.
  • A partir de las horas de funcionamiento

 

Cualquiera de las dos formas es perfectamente válida, incluso es posible que para unas tareas sea conveniente que se realice siguiendo periodicidades preestablecidas y que otras tareas, incluso referidas al mismo equipo, sean referidas a horas efectivas de funcionamiento. 

Ambas formas de determinación de la periodicidad con la que hay que realizar cada una de las tareas que componen un plan tienen ventajas e inconvenientes. Así, realizar tareas de mantenimiento siguiendo periodicidades fijas puede suponer hacer mantenimiento a equipos que no han funcionado, y que por tanto, no se han desgastado en un periodo determinado. Y por el contrario, basar el mantenimiento en horas de funcionamiento tiene el inconveniente de que la programación de las actividades se hace mucho más complicada, al no estar fijado de antemano exactamente cuando tendrán que llevarse a cabo. 

Un programa de mantenimiento que contenga tareas con periodicidades temporales fijas junto con otras basadas en horas de funcionamiento no es fácil de gestionar y siempre es necesario buscar soluciones de compromiso. 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Buscar

CENTRALES TERMOSOLARES CCP:

Fundamentos técnicos, principales equipos y sistemas

 

 

 

El libro Centrales Termosolares CCP es un libro de carácter técnico que estudia los principios de funcionamiento y los principales equipos que forman parte de una central termosolar de concentrador cilindroparabólico. 

Más información

Volver