RENOVETEC recomienda la sustitución del calorifugado en las plantas termosolares por razones de seguridad 

En las pruebas realizadas por RENOVETEC se demuestra que la temperatura de autoignición del calorifugado que recubre las tuberías del fluido térmico caloportador (HTF) es inferior a 200 ºC, de forma que existe un riesgo de incendio espontáneo aún en ausencia de chispa o iniciador de la combustión. Esto explica algunos de los accidentes sufridos por algunas centrales termosolares, poniendo en riesgo la seguridad de los trabajadores de la central y las propias instalaciones 

foto riesgo de incendio

 

El pasado mes de Febrero el departamento técnico de RENOVETEC llevó a cabo una prueba para determinar la temperatura de autoignición del fluido orgánico sintético utilizado como fluido caloportador en las centrales termosolares de concentrador cilindro-parabólico. Se denomina temperatura de autoignición a la temperatura mínima, a presión atmosférica, a la que un fluido inflamable en contacto con el aire arde espontáneamente sin necesidad de una fuente de ignición. 

La mezcla utilizada en las actuales centrales termosolares es una mezcla eutéctica de óxido de difenilo y binefilo, cuyo temperatura de autoignición según la ficha de seguridad del producto es de unos 615 ºC. Esta información siempre ha tranquilizado a los responsables de explotación de las plantas, ya que difícilmente se puede alcanzar dicha temperatura en ninguna parte de la instalación.

La prueba se llevó a cabo después de que varias centrales hayan sufrido diversos accidentes poco explicables en los que se puso en riesgo la seguridad de los trabajadores. En estos accidentes se puso de manifiesto que el fluido, en presencia de una entrada brusca de aire, arde espontáneamente, a una temperatura bastante inferior a la reflejada en la ficha de seguridad del producto. Según el relato de los testigos que han vivido en primera persona este tipo de incidentes, cuando se produce una fuga en una de las tuberías principales que recorren el campo solar, el fluido empapa el calorifugado, que normalmente se realiza con lana de roca recubierta de una chapa protectora de aluminio. Al retirar la chapa de aluminio, en determinadas ocasiones se produce una llama espontánea y repentina, que pone en peligro a los trabajadores que se encuentran en la zona. Este tipo de incendio no se explicaba teniendo en cuenta las características técnicas anunciadas por los dos fabricantes del fluido, DOW CHEMICAL y SOLUTIA.  

 

foto tuberia

 

Por ello, RENOVETEC decidió reproducir las condiciones en las que se produce este peligroso fenómeno. Para ello construyó el pasado mes de Febrero de 2012 un dispositivo consistente en un cilindro metálico de acero al carbono ASTM 106 gr B de 20’’ de diámetro exterior, y de aproximadamente 50 cm de longitud, cubriendo sus extremos con dos tapas metálicas del mismo material unidas al cilindro con bisagras. En el exterior del cilindro, en uno de sus extremos, se situó un ventilador doméstico, que asegurar un buen caudal del aire dirigido hacia el interior del dispositivo. 

En el interior del cilindro se situó lana de roca de la firma ROCKWOOL, el principal fabricante de este producto, de 5 cm de espesor, empapada previamente en fluido orgánico DOWTHERM A. El cilindro se cubrió con las tapas con las que cuenta en dispositivo, y se calentó por su cara externa con un soplete, intentando que se calentara de forma homogénea en toda su longitud. Tras comprobar con un pirómetro óptico de infrarrojos que la temperatura del cilindro era de 203 ºC, se abrieron las tapas de forma brusca. El resultado fue inmediato: la manta de calorifugado empapada en HTF ardió de forma inmediata menos de un segundo después de abrir el cilindro, lo que demostraba que la temperatura de autoignición en las condiciones del experimento es menor de 203 ºC

Tras apagar el fuego, y enfriar y limpiar el cilindro, se repitió la prueba por segunda vez, en esta ocasión hasta alcanzar una temperatura de 207 ºC. El resultado fue idéntico: la ignición espontánea del interior del cilindro sin necesidad de ninguna chispa o fuente de ignición. 

La conclusión del experimento llevado a cabo es evidente: en determinadas circunstancias, la temperatura de autoignición no se corresponde con la reflejada en la ficha de seguridad, siendo en determinados casos que se dan con cierta frecuencia en centrales termosolares inferior 203 ºC. RENOVETEC atribuye a algún compuesto existente en la lana de roca esta disminución de la temperatura de autoinflamación, posiblemente por la presencia de algún agente catalizador de la reacción de combustión.

RENOVETEC ha puesto en conocimiento tanto del fabricante de la lana de roca empleada (ROCKWOOL) como del fabricante del HTF (DOWCHEMICAL) estos resultados. Se ha puesto a disposición de ambos para repetir el experimento en su presencia, recomendando además a DOW CHEMICAL que, tras verificar los resultados obtenidos por RENOVETEC en su experimento, incluya de forma clara en su ficha de seguridad la pertinente información sobre el riesgo de autoinflamación.

 

A la vista de estos resultados, RENOVETEC recomienda a los responsables de explotación de las centrales termosolares que se encuentran en fase comercial, a los responsables de construcción de las centrales que se encuentran en fase de montaje y las compañías de seguros que cubren este tipo de incidentes la sustitución del calorifugado de las tuberías de HTF por otro tipo de aislamiento que no manifieste el mismo comportamiento ante una fuga de HTF en una soldadura, válvula, brida o junta. En caso de que no seguir esta recomendación, aconseja a dichos responsables que adopten todas las medidas necesarias en caso de fuga para evitar accidentes personales de graves consecuencias. 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Buscar

CENTRALES TERMOSOLARES CCP:

Fundamentos técnicos, principales equipos y sistemas

 

 

 

El libro Centrales Termosolares CCP es un libro de carácter técnico que estudia los principios de funcionamiento y los principales equipos que forman parte de una central termosolar de concentrador cilindroparabólico. 

Más información

Volver